CUIDADO DE LA PISCINA - PISCINAS MEDITERRANEO - MANTENIMIENTO DE PISCINAS - INSTALACIONES DE PISCINAS - CONSTRUCCION DE PISCINAS - ACCESORIOS

952 541 299
info@piscinasmed.com
630 071 234
952 541 299
952 541 299
info@piscinasmed.com
630 071 234
Vaya al Contenido
CONSEJOS
CUIDADO DE LA PISCINA

Acerca de la piscina  Limpieza de la piscina

El agua no es lo único que hay que mantener en buen  estado, la piscina también debería estar siempre limpia. Por este motivo,  como mínimo una vez al año debería realizar una limpieza a fondo de la  piscina completamente vacía de agua (ver Cuidado de la piscina en cada época  del año) con un limpiador de piscinas.

La limpieza anual se debe realizar  tanto en las piscinas descubiertas como en las piscinas cubiertas, ya que  aunque el agua se vea limpia, las paredes y fondo deben limpiarse de los  restos de cal y de suciedad para que las algas y bacterias no se puedan pegar  a ellas.

Cuidado del filtro

Recomendamos realizar un lavado a contracorriente  del filtro de arena como mínimo una vez por semana para eliminar la suciedad  que se le ha ido acumulando. Además, con los lavados a contracorriente, se  irá renovando poco a poco el agua de su piscina y disminuirá la concentración  de nitratos y cloruros, sales que se forman por las reacciones del cloro. A  pesar de realizar lavados a contracorriente de forma regular, sobre todo  cuando el agua es dura, en los filtros de arena se acaban formando depósitos  calcáreos que incluso pueden llegar al extremo de obturarlo e impedir que  éste actúe de forma óptima.

A modo de prevención, debería realizar una  desincrustación y limpieza profunda del filtro con Decalcit Filtre de 3 a 4  veces al año. Para que la desinfección del agua y la floculación sean  eficaces es necesario que el funcionamiento del filtro de arena sea  impecable. Por este motivo, le recomendamos cambiar la arena del filtro cada  dos o tres años.

BAYROL ha investigado a fondo la relación que hay entre la  calidad del agua y el estado del filtro y ha descubierto que en la práctica  uno de cada dos filtros está sucio o lleno de gérmenes. Este hecho tiene  graves consecuencias sobre la eficacia de los productos desinfectantes usados  para cuidar el agua, ya que éstos prácticamente se consumen en el mismo  filtro y no queda casi nada para desinfectar el agua de la piscina.

La  consecuencia es un agua turbia, verde o, en general, de mala calidad.




Regreso al contenido